La escalera

Piensa en tu crecimiento interior como subir una escalera y aprende a disfrutar el proceso. Al subir una escalera, la mayoría iremos paso a paso. Quizá, a veces, saltemos uno o dos escalones, pero por lo general, obedeceremos el movimiento normal. A cada paso, debemos pensar que logramos y hacia donde vamos. Porque aunque la meta final, la visión, esté más arriba, cada escalón por sí es una pequeña escalera. Al darse cuenta del progreso que se está realizando a cada paso, es imposible aburrirse – pues a veces el autoprogreso demora un poco. Tanto como se demora subir en una escalera.
Paz y Bien

Anuncios