Conversar

Así como conversas con
tus amigos, habla con el alma que eres tú y que se esconde en tu cuerpo.
Conversa todos los días contigo. Háblate de tus nuevos retos y de tu propósito
en vida. Conversa sobre tus valores y charla sobre las relaciones. Todos los
días, tómate un tiempo para armonizar tu ser interior. En la medida en que
estás en armonía adentro, naturalmente estarás en armonía externamente. Es una
cuestión de simplemente considerarte el alma y no el cuerpo. El alma, sutil y espiritual,
pero que es la parte viva y real. 

Anuncios